Lunes, 19 de noviembre de 2007

La rebeli?n de los infortunios
tiene los pasos muy cortos
y no podr?n derribar
los muros del amor
con sus escarnios.

Cuando nos miramos en silencio
para vernos por dentro
se levantan inmensas
e infranqueables las defensas
de nuestro destino.

El amor es ciego
para no ver los obst?culos
y tiene alas
para poder salvarlos.

Cuando anudamos el nuestro,
tambi?n lo hicieron las fuerzas
para engrandecer las murallas
y no dudes, amor,
que a?n no ha nacido
el vil canalla
que suponga un serio peligro.

Convinimos desnudar nuestros cuerpos
para no disponer de escondites
donde camuflar las penas
y ahora no podemos consentir
que nuestros cueros
se plieguen como en retirada
porque la plaza es nuestra.

El amor es una ocupaci?n
como otra cualquiera
y valga, s?lo como muestra,
aquel entrometido bot?n
que de alguna manera
se infiltr? en nuestra conversaci?n
amenazante y provocador
buscando un pliegue descuidado,
pues nadie conseguir? vencer
con tan poco ni con demasiado
la bravura de nuestro batall?n

Como nuestro amor es una locura
y el quererse no es elecci?n,
que disponemos de dos almas
con un solo pensamiento,
dos corazones que laten al comp?s
como si uno solo fuese,
grande ser? la raz?n
para sobreponerse a la adversidad
y vencer con facilidad
los trallazos del pasado
por mucho que nos quiera atacar.

Hay m?s amor en nuestras dudas
que en nuestra tibia afirmaci?n
y es m?s fuerte nuestro coraz?n
que todas ?sas historias menudas.

As? pues, vivamos la gloria
de mirarnos entre los besos
o al menos, morir en el abrazo
porque, ni tan siquiera, la memoria
tiene l?cito el derecho
de borrar con un plumazo
los sue?os de nuestra historia.

Si nos prenden la morada
m?rame a los ojos como yo te miro
y no al humo elev?ndose a la nada
porque s?lo son vapores de suspiros
que se desprenden de nuestra almohada.

Lo nuestro es un gran amor
que vive a la sombra de un gran sue?o,
maravilloso, tierno y fuerte,
pero como ni t? ni yo, somos due?os
ni de nosotros ni de nuestra suerte.
estamos obligados a no permitir
que se interponga entre los dos
el pasado irreparable con su muerte.


Tags: Poesia y Literatura

Publicado por elderbi1954 @ 23:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios