Martes, 16 de octubre de 2007


Amaneci? un suave sol de oto?o
invit?ndonos a leer sobre el paisaje
milenario de piedras y sabios.

?sa c?lida ma?ana
lloraban todas las golondrinas
antes de partir
para comenzar otra vida.

La pasi?n nos dej? exhaustos
y no pudimos advertir sus trinos.

Caminamos juntos, casi en silencio
y en paz con nosotros mismos,
mir?ndonos por dentro,desde cerca,
sobre nuestros abismos,
madurando la vida
hasta su punto exacto.

Cuando llegu? a la segunda p?gina
de nuestro relato,
lo comprend? enseguida:
hab?amos encontrado
el amor bajo la historia
de sus callejas retorcidas,
los mil y un cuentos encantados
de tantos siglos y gloria
como venturas colgaban
de sus patios sosegados,
los balcones, la noche y la memoria.

?Cuanta locura y frenes?!

Se nos mezclaron los sabores
que llev?bamos para sorprendernos
y los alqumistas del amor
nos regalaron un perfume
con notas de jazmines y besos,
lentamente destilados en su fuego.

Hoy he mirado a mi alrededor
y s?lo hall? mi sombra
sobre las aceras.
Ya no estabas a mi lado
y entonces supe, ciertamente
que te habias colado en mi vida
justo, por el ?nico hueco descuidado
y que me faltas para vivir
y que me ahogo sin t?
y que... ya no puedo seguir.


Tags: Poesía y literatura

Publicado por elderbi1954 @ 19:27
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios