S?bado, 30 de marzo de 2013

 

A Rosa Isabel

 

  

Por las calles empinadas

de Fuenteheridos, con luna nueva

van trotando dos corazones

cogidos de la mano.

Uno vas rastreando las orillas

de los balcones ancestrales,

el otro va mirando las estrellas

recolgadas en la noche.

 

El frescor de la serranía

ruboriza las mejillas

de la niña con piel de nácar

y el galán que la corteja

vá espantando los suspiros

no sea que se caiga.

 

Por cada esquina trambuscada

un beso se les escapa

y los faroles somnolientos

despabilan su llama

para alumbrarles el alma.

 

Los estanques con su rumor

ponen música sobre las sombras 

-querubines celosos

que del cielo han bajado-.

  

Una leve brisa revoltosa

mece a la niña su melena

y desde las macetas saltan

los jazmines galantes

para posárseles en la cabeza..

 

La niña parece que baila

por las calles empedradas.

Mientras las suben y bajan

los luceros les acompañan.

 

Le brillan los ojos

a la niña con piel de nácar.

Lleva en su labios

sonrisas blancas

que su galán le regala

y como loca

que se escapa

sale corriendo hacia el alba.

 

¡Que bonita vá la niña

con los jazmines en el pelo,

la sonrisa en su boca

y su piel de nácar

luciendo por la mañana!


Publicado por elderbi1954 @ 11:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios